Busca cotorreo con Google:

Lánzate a la PARANOIA

jueves, 22 de abril de 2010

EL GOLFISTA Y LA RANA - CHISTE, CHISTE, CHISTE!!!








El hombre acababa de empezar su partida de golf. Estando en el segundo hoyo alcanzó a ver a una rana que estaba sentada cerca del green. No le prestó demasiada atención hasta que fue a golpear la bola y escuchó una voz que decía "hierro 9". El hombre miró alrededor y no vio a nadie. De nuevo escuchó "hierro 9". Entonces se dio cuenta de que quien habló fue la rana, y para probar que estaba equivocada tomó el hierro 9 y golpeó. La bola entró directa al hoyo. El hombre se quedó muy sorprendido y le dijo a la rana:

-¡Esto es increíble! Debes ser la rana de la buena suerte, ¿no?

La rana respondió:

-Rana afortunada.

El hombre decidió llevarse a la rana al siguiente hoyo.

-¿Qué opinas, rana?

-Madera 3.

El hombre sacó una madera 3 y golpeó la bola, haciendo un hoyo en uno. Se quedó complentamente desconcertado, sin saber qué decir. Cuando terminó el recorrido, el hombre había hecho la mejor puntuación de su vida, así que le preguntó a la rana:

-¿Y ahora qué hacemos?

-Las Vegas -contestó la rana-.

De modo que se fueron a las Vegas, entraron en un casino y el hombre le dijo a la rana:

-¿Y ahora qué?

-Ruleta -dijo la rana-.

Se acomodaron frente a la ruleta y el hombre dijo:

-¿Cuánto debo apostar y a qué?

-$30.000, número 6.

Esta apuesta se pagaba 36 a 1, pero después de lo que sucedió en el campo de golf el hombre no se lo pensó dos veces. Miles de fichas se acumularon frente al hombre cuando la bolita se paró en el número 6.

-¿Y ahora?

-Apuéstalo todo de nuevo al 6 -dijo la rana-.

El hombre volvió a ganar, cambió sus fichas y consiguió la mejor y más cara habitación del hotel. Una vez en ella, le dijo a la rana:

-Rana, no sé cómo pagarte. Me has hecho ganar todo este dinero y te estoy eternamente agradecido.

La rana contestó:

-Bésame.

El hombre pensó que después de todo lo que la rana había hecho por él es lo menos que se merecía. Cuando besó a la rana, ésta se convirtió en una hermosísima y joven mujer.

-Y esta es la razón por la cual la chica estaba en mi habitación, Elin. ¡Te lo juro por lo que más quiero, o dejo de llamarme Tiger Woods!











JAJAJAJAJAJAJAJA

No hay comentarios:

Visita el COLECTIVO PARANOIA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive