Busca cotorreo con Google:

Lánzate a la PARANOIA

lunes, 6 de abril de 2009

PARAFILIAS - Checa aquí las más gruesas excitaciones sexuales

Abasiofilia: La excitación sexual sólo se produce cuando la pareja es coja.

Amaurofilia: Preferencia por tener una pareja sexual ciega o a la que se le han vendado los ojos.

Amomaxia: Excitación sólo al realizar una relación sexual dentro de un automóvil estacionado.

Anastimafilia: Personas a las que les excita el sobrepeso de los demás.

Androginofilia: Atracción sexual por personas andróginas.

Androidismo: Excitación con muñecos o robots con aspecto humano.

Andromimetofilia: Atracción sólo por las mujeres vestidas de hombres.

Anisonogamia: Atracción por una pareja sexual mucho más joven o mucho mayor.

Anofelorastia: Excitación al profanar objetos considerados sagrados.

Antolagnia: Excitación por oler flores.

Aracnofilia: Juego sexual con arañas.

Asfixiofilia: Se la llama también estrangulación erótica. Consiste, básicamente, en jugar a estrangular a la pareja sexual. Esta perversión erótico-festiva es la que acabó con algún que otro miembro del Parlamento británico y, curiosamente, del partido conservador. La equipación mínima para practicarla suele ser un lazo o soga al cuello, una naranja en la boca y unos calcetines blancos…

Astenolagnia: Atracción por la humildad, la humillación o la debilidad sexual ajena.

Audiolagnia: El estímulo principal proviene de la audición.

Autoabasiofilia: El estímulo es estar o volverse cojo.

Autoasasinofilia: Fantasía masoquista de ser asesinado.

Autoasesinofilia: Las personas a las que les va esta perversión se excitan sexualmente cuando se colocan en situaciones en las que podrían acabar muertas.

Autoasfixiofilia: el estímulo es ser asfixiado durante el acto sexual.

Automamada: A buen lector, pocas palabras bastan.

Automisofilia: atracción por ser ensuciado o corrompido.

Autonepiofilia: el estímulo es utilizar pañales y ser tratado como un bebé.

Autopederastia:. Obsesión, que se da sobre todo en los años de la pubertad, en la que al sujeto en cuestión le da por intentar metersela pitolina por el ojete.

Axilismo: Masturbación dentro de la axila de la pareja.

Blumpy: Esta perversión consiste sencillamente en que te hagan una mamada mientras estás en el baño cagando. Sin duda es más excitante que leer el Marca. El que se la casca mientras caga es simplemente un ejemplo de chezolagnia.

Bukake: Se trata de una perversión tan japonesa como el Tamagotchi y consiste en masturbarse en grupo encima de una mujer. La protagonista, además, suele estar enterrada de tal manera que sólo se le ve la cabeza.

Catagelofilia: Los catagelofílicos se ponen a cien cuando alguien los ridiculiza.

Cateterofilia: Excitación sexual con el uso de algún tipo de cateter.

Chezolagnia: Sólo logra excitarse al masturbarse durante la defecación.

Choreofilia: Excitación sexual al bailar.

Cinofilia: Excitación al tener relaciones sexuales con perros.

Ciprieunia: Excitación sólo con prostitutas.

Dacryfilia o dacrilagnia: Se trata de un peculiar desorden psicosexual que se desencadena al ver a la pareja llorando a moco tendido.

Dendrofilia: Cuando la excitación sólo se produce al frotarse contra los árboles.

Deportes acuáticos: Como la piragua, que es hacer el amor bajo el agua, los deportes acuáticos incluyen jugar, beber, chapotear o bañarse con el pipí de otra persona por aquello del placer sexual.

Dipoldismo: Excitarse propinando golpes en las nalgas a niños.

Disciplina de las enaguas: Cuando te obligan a ponerte ropa interior femenina como parte de un ritual de humillación o de excitación sexual.

Docking: Viene del inglés y significa “hacer puerto” o “acoplarse”, como dos naves espaciales, vamos. Es propio del mundo gay. El docking consiste en deslizar el prepucio sobre el glande del pene de la pareja.

Dogging: El dogging o amomaxia digamos que es el equivalente anglosajón de lo que en nuestra tierra podría ser “irse a un oscuro” con el coche. Consiste, básicamente, en llegar con el auto a un aparcamiento más o menos apartado y montárselo con la señora mientras los peatones del lugar disfrutan con la vista. Basta una señal (que suele ser las luces del coche) para avisar al respetable público de que el espectáculo va a empezar. Un poco de ejercicio y quedará claro de dónde viene el nombre de salpica-d-ero.

Dorafilia: Excitación sexual al tocar pieles animales, sintéticas o de cualquier otro tipo.

Douching: Viene del francés douche, ducha para los que no se les den bien los idiomas. Esta práctica consiste en inyectar un líquido, por lo general agua, en la vagina, ya sea por higiene o para potenciar la cosa sexual como tal.

Dysmorfofilia: Atracción hacia personas deformadas (mastectomizadas, jorobadas, etc..).

Ecdemolagnia: Excitación proveniente de viajar o estar lejos del hogar.

Flashing: Se trata de una perversión sexual que consiste en mostrar rápidamente los genitales a personas que se va uno encontrando en la calle. El flashing podría estar ligeramente vinculado con la catagelofilia, en la que las personas se ponen cachondas al quedar en ridículo.

Flatofilia: Excitación proveniente del olor de los gases intestinales propios o de la pareja.

Formicofilia: Excitación sexual al reptar de insectos o animales pequeños (hormigas, caracoles, gusanos, etc.) sobre los genitales.

Fratrilagnia: Atracción por las relaciones sexuales incestuosas. Excitación al imaginar el sexo con su hermano.

Fresh cream dip: El fresch cream dip era una especialidad de los chicos de alquiler británicos de la década de los 50. Les dio por pringarse la polla con queso tipo Philadelphia para el deleite oral de sus clientes y clientas.

Frotismo: Es una de las perversiones favoritas de los ejecutivos japoneses más desesperados cuando van al curro en metro. El frotismo o frottage consiste en frotar (de ahí el nombre) la minga sobre cualquier superficie que valga para tal efecto, ya sea otra pasajera o las puertas del propio vagón. Nueve de cada diez aficionados desaconsejan el uso de las puertas del tren.

Furtling: Consiste en hacer que las revistas porno “cobren vida”. Se recorta un agujero para la polla allá donde debería ir el pubis de la modelo y te la machacas con la página colgando. El furtling es casi tan bueno como la vida real, pero con el inconveniente de que te puedes cortar con el papel.

Polvo en seco: El polvo en seco, o “prison humping” en inglés, es la típica práctica que no recomendaríamos a aquellos que sufren en silencio el problema de las hemorroides. Consiste, esencialmente, en practicar sexo anal sin ningún tipo de lubricante… como máximo, algo de saliva.

Polyiterofilia: Personas que necesitan tener una serie de parejas sexuales consecutivas antes de conseguir el orgasmo.

Psicrofilia: Excitación debida al frío o a ver a personas con frío.

Pubefilia o ginelofilia: Excitación producida al contemplar vello pubiano.

Pungofilia: Necesidad de ser pinchado con el fin de obtener placer sexual.

Quinunolagnia: Excitación sexual por ponerse en situaciones de peligro.


Visita el COLECTIVO PARANOIA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Blog Archive